Inicio
>
 
       
 

El Tocuyo conmemora el natalicio de Pío Tamayo



04-03-2013 09:46:41
Periodista:Rayma Rondón
Fotografo:

El diputado socialista Alexander Dudamel manifestó que algunos sectores pretendieron sepultar el pensamiento de ese luchador revolucionario

Este lunes, en El Tocuyo, conmemoran los 115 años del nacimiento de José Pío Tamayo Rodríguez, quien dedicó su vida a la poesía y a la lucha revolucionaria no solo en Venezuela, sino en toda Centroamérica y el Caribe.

El diputado Alexander Dudamel (PSUV/Lara) integrante de la Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Económico, durante la entrevista en el programa “Asamblea Viva” que transmitió la televisora ANTV desde El Tocuyo, recordó que la obra de Pío Tamayo está fundamentada en sus vivencias. “No fue sólo su labor de poeta sino la praxis de revolucionario. No queremos más traiciones. No queremos más San Pedro Alejandrino. A Pío lo traicionaron quienes se fueron a hacer negocios con la derecha. Favorablemente, lo estamos reivindicando en este momento con esta revolución”.

El parlamentario explicó que Tamayo fue confinado en un calabozo húmedo donde los presos estaban enfermos de tuberculosis y comentó que cuando el poeta salió en libertad sus pulmones ya estaban destrozados. Debido a ello un año después murió, el 5 de octubre de 1935, cuando apenas contaba con 37 años de edad.

Han pretendido – puntualizó Dudamel- que el pueblo olvide el pensamiento de Pío Tamayo. El diputado Luis Fernando Soto Rojas, cuando era presidente de la Asamblea Nacional, propuso el traslado de los restos de Pío Tamayo al Panteón Nacional. Eso aún lo estamos coordinando.

Explicó que aún esa propuesta no se ha cristalizado, aunque ya está autorizada, porque se requiere la habilitación del mausoleo para tal efecto. “Estamos trabajando en eso –aseguró- y ya sabemos en dónde serán colocados sus restos mortales”.

En el año 2011, el diputado Soto Rojas (PSUV/Falcón) hizo referencias sobre esas diligencias, señalando que de lograrse el traslado de José Pío Tamayo Rodríguez, éste se convertiría en el primer socialista cuyos restos reposarían cerca de El Libertador y Padre de la Patria, Simón Bolívar.

"Tenemos el consentimiento de sus familiares y del liderazgo institucional de El Tocuyo. Pío Tamayo hizo un llamamiento a los socialistas del país para que construyan el socialismo con la libertad, con la ciencia, con el arte y con la belleza, Echémosle pichón pues".

Personaje revolucionario
José Pío Tamayo Rodríguez nació en El Tocuyo el 4 de marzo de 1898. Fue un soñador y emprendedor que siendo adolescente fundó en Barquisimeto una imprenta, una sala de cine y el botiquín "El Júpiter" que se convirtió en sitio de reunión para intelectuales.

Pío Tamayo también fundó, en aquella época, una línea de transporte -la primera entre El Tocuyo y Barquisimeto- y trató de explotar aceite de tártago e indujo a los campesinos de la región a formar cooperativas.

Cuando en el país se padeció la gripe española, la cual hizo estragos entre la población, Pío Tamayo creó una especie de cruz roja en El Tocuyo, en la cual se atendían los enfermos y recibían las medicinas. En 1925, llega a Costa Rica expulsado de Panamá, donde participó en la huelga de los inquilinos. En Costa Rica dirigió los semanarios Avispas, Siluetas y El Mundo. Ya para esa fecha Pío Tamayo planteaba la necesidad de un proceso revolucionario en nuestro país, pero dirigido por el proletariado.

Pío Tamayo fue uno de los secuestrados por la dictadura de Gómez en febrero de 1928, después de los actos de la semana del estudiante. No era estudiante, pero estuvo ligado los movimientos de protestas. Fue detenido y llevado al Castillo Libertador de Puerto Cabello.

El 28 de septiembre de 1935, Pío Tamayo ya en sus últimos momentos escribió a su hermano José Antonio su última epístola: "…no tengo nada de que arrepentirme. Seguía los mandatos de mi conciencia y si alguna vez me equivoqué hay que culpar a la imperfección humana, pero nunca a la intención. Muero sereno y conforme con mi conciencia ¿Por qué te escribo hoy? Porque quiero decirte que me voy amándote como el hermano bueno, amándoles con toda la fuerza de mi corazón afectivo ¿Qué te he de recomendar?

Cultivar en el predio rico de tu espíritu las cualidades nobles que te distinguen; húyele a las satisfacciones mezquinas de los egoístas. Esta carta debe llegarte minutos inmediatos a mi muerte. No olvides que he sido sencillo y simple de corazón. Procura enterrarme en El Tocuyo, no deseo ninguna ceremonia religiosa, condúceme a una casa amiga en aquel pueblo donde puedan reunirse los que quieran acompañarme al cementerio. Te dejo a mamá ¡Qué gran tesoro hermano! Quiérela ahora por ti y por mí".

volver